CrediMarket

Compara las mejores hipotecas para jóvenes

¿Tienes menos de 35 años, quieres comprarte un piso y necesitas financiación? Reunimos todas las hipotecas para jóvenes del mercado en Abril de 2024 para que las compares y escojas 'online' la que más se adapta a tus necesitades.

CajaSur
TAE4,73%
1 año: TIN 2,72%
Resto años: Euribor + 0,39%
  • Plazo máx. 30 años
  • Contratar 6 productos adicionales
1 hipoteca encontrada
¿Qué es el tipo de interés? El interés es el coste que tiene para ti el dinero que debas en cada momento. La entidad financiera cobrará el dinero prestado más ese coste. El interés puede ser de dos tipos: fijo o variable. En el interés fijo el coste no cambiará en toda la vida del préstamo. Con el interés variable el coste variará periódicamente, trimestral, semestral o anualmente según el contrato del préstamo. El interés variable se determinará sumando el valor de un índice de referencia (habitualmente el Euribor) a una cantidad fija llamada diferencial. Cuanto menor sea el tipo de interés -en un préstamo a interés fijo- o el diferencial -en los préstamos a interés variable- menor será la cantidad total a pagar. ¿Dudas? Haz una pregunta
Hipoteca joven: cómo conseguir la mejor

En este apartado te lo explicamos todo sobre las hipotecas para jóvenes. Desde quién las puede solicitar hasta los requisitos al pedir una, pasando por sus ventajas y desventajas. Incluso, te desvelamos si hay hipotecas 100 para jóvenes.

Y todo para que, si te estás buscando una hipoteca joven, cuando contrates lo hagas con conocimiento de causa... ¡Y las mejores condiciones!

¿Qué es una hipoteca joven? 

Las hipotecas para jóvenes son préstamos hipotecarios destinados a personas que, a la hora de solicitarla, no superan cierta edad. Este tope puede variar en función de la entidad, pero habitualmente hablamos de personas que no tienen más de 35 años. 

Además de esta característica principal, una hipoteca joven presenta ciertas ventajas respecto a una hipoteca al uso.  

Así, habitualmente financian un porcentaje de la vivienda mayor que el de una hipoteca convencional (en el mercado encontramos hipotecas jóvenes que pueden rozar el 100 % de financiación del valor de tasación o compraventa del inmueble), cuentan con periodos de carencia y plazos de amortización más amplios y tipos de interés más ajustados. 

Características de las hipotecas para jóvenes

No todas las hipotecas jóvenes son iguales. De hecho, sus características pueden variar en función de la entidad en la que se pida. Sea como sea, habitualmente, todas las hipotecas para jóvenes comparten varias características:

  • Las hipotecas para jóvenes se pueden comercializar como hipotecas variables o hipotecas fijas.
  • Pueden tener un tipo de interés algo más bajo que una hipoteca convencional.
  • El porcentaje de financiación que se puede conseguir es superior en una hipoteca joven que en una al uso. Así, puede alcanzar hasta casi el 100 % de financiación (las comunes no acostumbran a superar el 80 %).
  • Una hipoteca joven sólo se puede pedir para comprar una primera vivienda. Es la única finalidad para la que se comercializan.
  • El plazo de amortización de una hipoteca para jóvenes puede alargarse algo más de los 30 años habituales.
  • Una hipoteca joven tiene condiciones algo más ventajosas. Por ejemplo, pueden eliminar algunas comisiones y contar con periodos de carencia, sobre todo al inicio.
  • Como las hipotecas convencionales, las destinadas a jóvenes también dan la posibilidad de contratar otros productos de la entidad para mejorar el tipo de interés.
  • Algunas hipotecas para jóvenes cuentan con el apoyo de organismos públicos.

¿Quién puede pedir una hipoteca joven?

Para poder acceder a una hipoteca joven debes cumplir, al menos, estos requisitos:

  • No puedes superar cierta edad. El máximo, que fija cada entidad en función de su política, no suele superar los 35 años.
  • La única finalidad que pueden contemplar las hipotecas para jóvenes es comprar una primera vivienda. Ni locales, ni segundas residencias, ni reunificar deudas, etcétera.
  • Para que te concedan una hipoteca joven debes tener un trabajo fijo, estable y con cierta antigüedad.
  • En la línea, tienes que poder justificar un salario. Y este debe ser, también, fijo, estable y suficiente para hacer frente a las cuotas y otros gastos que puedas generar.
  • Tener una ratio de endeudamiento sana. Mirarán que no destines más del 35 % de tu sueldo a hacer frente a las cuotas de la hipoteca y, si las hubiera, el resto de las financiaciones que puedas tener.
  • No debes haber figurado nunca, y por ningún concepto, en listados de morosidad como, por ejemplo, ASNEF.
  • Para poder acceder a una hipoteca joven debes disponer de algunos ahorros.
  • En ciertos casos (personas muy jóvenes o trabajos con poca antigüedad o salarios variables), presentar un avalista es una condición indispensable para que te concedan una hipoteca joven.
  • Presentar toda la documentación que pida la entidad para estudiar la solicitud de hipoteca joven en los plazos acordados.

¿Qué papeles hay que presentar al pedir una hipoteca para jóvenes?

Cuando solicitas una hipoteca joven, y como sucede al pedir cualquier otra hipoteca, el banco o financiera te va a exigir que presentes cierta documentación. Básicamente, papeles con los que va a analizar tu perfil financiero y crediticio y determinar si considera que vas a poder devolver el dinero y los intereses que se ocasionen en el tiempo acordado.

Aunque cada entidad tiene sus propias políticas (es probable que si pides una hipoteca joven en tu banco habitual, el papeleo sea menor), estos son los documentos más habituales:

  • Documentos identificativos (DNI, NIE, pasaporte…) en vigor.
  • Última declaración del IRPF.
  • Vida laboral al día.
  • Extractos bancarios con los movimientos de los últimos meses.
  • Documentos relacionados con la vivienda que se va a comprar (tasación hipotecaria, contrato de arras si se ha firmado, etcétera).
  • En el caso de que se tengan otros préstamos, recibos de los mismos.
  • Si se vive de alquiler, contrato y últimos recibos.
  • Documentación relacionada con otros inmuebles o bienes de propiedad (ahorros, por ejemplo).
  • Otros ingresos que pudieras tener.

Además, si la persona que pide la hipoteca joven es asalariada, contrato laboral y últimas nóminas. Y si es autónomo, declaración anual del IVA, pagos trimestrales del IVA del año en curso, declaración del IRPF y últimos recibos de los pagos a la Seguridad Social.

Es posible que el banco, ante una solicitud de hipoteca joven, es posible que exija la presencia de un aval, una persona que responderá por el titular o titulares en caso de impago. Las entidades suelen requerir esta figura bien por la juventud del solicitante o por los números que aporta, que generan ciertas dudas.

Si te pidieran un aval, éste debería aportar la misma documentación que tu. 

¿Qué bancos tienen hipotecas para jóvenes?

La gran mayoría de bancos comercializan hipotecas para jóvenes. De hecho, aunque no las publiciten abiertamente como otros productos, en sus carteras suelen disponer de financiaciones y, en concreto hipotecas, con condiciones especiales para los clientes más jóvenes.

Si estás buscando una hipoteca joven y no sabes por dónde empezar o dónde encontrarla, te recomendamos que visites el comparador de hipotecas de CrediMarket. En él recopilamos la oferta, de hipotecas jóvenes y convencionales, de las principales entidades que trabajan en España.

Así, podrás analizar las condiciones de todos estos productos valorar cuál se adapta mejor a ti. Recuerda que todos los servicios que te ofrecemos desde CrediMarket son gratis y sin compromiso para ti.

Ventajas y desventajas de las hipotecas para jóvenes

Como cualquier otro producto bancario, las hipotecas para jóvenes presentan tienen ventajas y desventajas. Estos son sus pros:

  • Con una hipoteca joven se puede obtener una financiación del 100 % de la vivienda, o casi. Así, los titulares sólo tendrán que aportar los gastos de formalización de la hipoteca y la compraventa.
  • Los plazos de amortización de una hipoteca joven son más largos. Pueden llegar a los 40 años cuando lo habitual es que no superen los 30
  • Los tipos de interés de las hipotecas para jóvenes pueden ser algo más bajos que los de las hipotecas convencionales.
  • Las hipotecas para jóvenes pueden tener bonificaciones de organismos públicos.
  • Una hipoteca joven puede presentar facilidades en los pagos, como cuotas más bajas al inicio, posibilidad de añadir periodos de carencia…

Desventajas de las hipotecas para jóvenes:

  • Aunque tengan ciertas ventajas, acceder a una hipoteca joven es complicado ya que, dadas las características del mercado laboral, a las personas de cierta edad les cuesta más poder demostrar estabilidad laboral.
  • En la misma línea, los ingresos son más bajos.
  • El nivel de ahorros es menor, por tanto, necesitarán más capital para comprar la vivienda.
  • Es posible que cuando se pide una hipoteca joven te pidan la firma de un avalista, persona que se hará cargo del préstamo en el caso hipotético que lo dejes de pagar.
  • Al extender el plazo de amortización, se está más años endeudado y, posiblemente, se acaben pagando unos intereses similares que si se hubiera contratado una hipoteca convencional. 

Hipoteca joven vs hipoteca convencional

Como siempre que se da la posibilidad de elegir entre dos productos bancarios, y sin tener detalles concretos acerca de sus características, no te podemos dar una respuesta contundente acerca de qué es mejor, una hipoteca joven u otra convencional.

En general, para que una hipoteca joven sea mejor que una hipoteca generalista deberemos valorar varios factores además de las condiciones particulares de cada una de ellas. Entre ellos, tus necesidades y tu perfil financiero.

En este sentido, desde el comparador de hipotecas de CrediMarket insistimos en la necesidad de analizar varias opciones antes de contratar cualquier producto financiero. Así, si te interesa contratar una hipoteca y tienes menos de 35 años, es conveniente que compares el mercado actual: tanto de hipotecas jóvenes como generalistas.

Analiza sus condiciones, requisitos, bonificaciones... Y elige la que te encaje mejor, según tus características y necesidades.

¿Siempre es necesario presentar avales en una hipoteca joven?

No. No se tienen que presentar avales siempre que se pide una hipoteca joven. De hecho, es el banco o entidad en el que se solicita quien determina si es necesario o no contar con garantías extra que puedan cubrir las cuotas en caso de impago.

Recordamos que un aval es, en una hipoteca joven (y en cualquier otro tipo de financiación) una garantía que exige la entidad en la que se pide el dinero cuando, tras analizar la documentación aportada por el solicitante del préstamo, le surge alguna duda acerca de su solvencia (porque es muy joven, porque los ingresos son bajos, porque pide un porcentaje de financiación muy elevado…).

Las obligaciones del avalista son las mismas que las del titular de la hipoteca joven. Por tanto, si este último incumpliera con los pagos, tendría que pagar las cuotas.

¿Hay hipotecas 100 para jóvenes?

Es muy complicado encontrar hipotecas 100 para jóvenes, que el importe que conceden es la totalidad del valor de tasación o compraventa del inmueble que se va a comprar. Con todo, es cierto que en muchos casos se aproximan a este porcentaje.

Ten en cuenta que muchas de las hipotecas jóvenes, destinadas a menores de 35 años, suelen alargar el porcentaje de financiación más allá del 80 % que se concede habitualmente en las hipotecas convencionales.

El motivo por el que una hipoteca joven concede un mayor importe es que los bancos consideran que al ser personas de menos de cierta edad han tenido menos capacidad de ahorro que otras más mayores: porque han tenido menos tiempo y, probablemente, ingresos más bajos.

Lo mismo sucede con los plazos de amortización de las hipotecas jóvenes: al ampliarse la financiación, se pueden alargar. En este sentido, cabe recordar que cuanto más se extienda el tiempo en el que se va a devolver el dinero, más bajas serán las mensualidades pero, a la larga, se acabarán abonando más intereses.

¿Cuál es la mejor hipoteca joven para mí?

La hipoteca para jóvenes ideal no existe. Ten en cuenta hay más de un motivo que hace que una hipoteca, ya sea joven o convencional, sea más o menos conveniente: desde sus condiciones hasta tus características y necesidades de financiación. Con todo, hay algunos aspectos a considerar a la hora de comparar hipotecas que te ayudarán a elegir la mejor.

Por una parte, la mejor hipoteca joven será aquella que cubra tus necesidades sin que tu economía se vea maltrecha. Esto es, te facilita el importe que necesitas para hacer realidad tu proyecto y te permite pagar las cuotas sin problemas.

Y para que ello sea posible, tendrás que fijarte en:

  • El tipo de interés de la hipoteca joven. Elige aquel con el que te sientas más cómodo. Así, opta por una hipoteca a tipo fijo si quieres saber exactamente cuánto pagarás cada mes, una hipoteca variable si no te importa asumir riesgos y pagar más cuando los tipos de referencia suben o beneficiarte de las bajadas o una hipoteca a interés mixto si quieres combinar las características de ambas.
  • Elijas el tipo de interés que elijas, debe ser lo más bajo posible. Para ello, fíjate en la Tasa Anual Equivalente (TAE), que es la que nos indica qué Tipo de Interés Nominal (TIN) tiene e incluye otros posibles gastos, como comisiones.
  • Al hilo, evita las comisiones o intenta que sean lo más bajas posibles. Las más habituales son por estudio, apertura, subrogación, novación, amortización parcial o anticipada…
  • Cuando solicites tu hipoteca joven, pide el dinero que necesites, no más. A mayor importe, más intereses se tendrán que pagar.
  • Intenta que el plazo de amortización sea lo más breve posible para ahorrarte intereses. Pero, ojo, no ahogues tu economía y adapta el plazo a tus finanzas. En ocasiones, es preferible que los intereses finales sean más elevados, pero vivir con mayor tranquilidad. Para hacerte una idea de cómo quedarían las cuotas con diferentes plazos de amortización, puedes usar la calculadora de hipotecas de CrediMarket.
  • Revisa la operativa del banco en el que quieres contratar la hipoteca joven para asegurarte de que cumple con tus necesidades como cliente.

Dónde encontrar las mejores hipotecas para jóvenes

Si estás buscando una hipoteca joven, el comparador de hipotecas de CrediMarket te será de gran utilidad. Ten en cuenta que en nuestra web recopilamos la oferta de las principales entidades que operan en España.

Así, podrás analizar las condiciones y requisitos de las hipotecas jóvenes de varios bancos y financieras a la vez, de una manera ágil y sencilla. Online. Y ahorrarás tiempo y dinero.

Además, si nos lo pides, te haremos sin compromiso un estudio gratuito de financiación, en el que además de seleccionar las mejores hipotecas jóvenes para ti, también te ayudaremos a compararlas y elegir la que más se adecúa a tus necesidades.

Para ello, sólo tendrás que acceder a nuestro simulador de hipotecas y contestar a un sencillo cuestionario:

  • La finalidad de la hipoteca. Recuerda que una hipoteca joven sólo se puede solicitar para comprar una primera vivienda.
  • El precio del inmueble que quieres comprar.
  • Cuántos ahorros puedes dar de entrada.
  • Cuántos titulares tendrá la hipoteca joven.
  • Qué tipo de contrato laboral tiene el titular de la hipoteca que cuenta con unos ingresos más elevados.
  • Suma de los ingresos de todos los titulares.
  • Si tenéis otros préstamos, cuánto pagáis por ellos cada mes.
  • Dónde está la vivienda que se quiere comprar.
  • Y algunos datos de contacto para que te podamos enviar el estudio personalizado de financiación.

j b CrediMarket
Email incorrecto
J
Contraseña incorrecta
¿Has olvidado tu contraseña?

Registrar cuenta
Email incorrecto
Es el nombre que te aparecerá en tus preguntas y respuestas.
Email incorrecto
No se mostrará públicamente.
J
Contraseña incorrecta
Seguridad baja
Para que tu contraseña sea válida debe combinar mayúsculas y minúsculas, tener 10 caracteres y al menos uno de ellos ser un número o signo de puntuación
Seguridad mejorable
Para que tu contraseña sea válida debe combinar mayúsculas y minúsculas, tener 10 caracteres y al menos uno de ellos ser un número o signo de puntuación
Seguridad buena
Para que tu contraseña sea válida debe combinar mayúsculas y minúsculas, tener 10 caracteres y al menos uno de ellos ser un número o signo de puntuación
Seguridad óptima
Para que tu contraseña sea válida debe combinar mayúsculas y minúsculas, tener 10 caracteres y al menos uno de ellos ser un número o signo de puntuación
J
Contraseña incorrecta